RESUMEN DEL FASÍCULO 3

FASCÍCULO 6

Resumen Preparado por:
Evelyne Halpert, MD, MSc
Médico Cirujano, Universidad de Antioquia, Medellín; Dermatología oncológica, Hospital General de México; Médico Dermatólogo, Universidad de Antioquia, Medellín; Dermatología Infantil, Instituto Nacional de Pediatría, México; Magistrada en Epidemiología Clínica, Pontificia Universidad Javeriana, Bogotá.

Introducción

Se considera recién nacido al bebé desde el momento del nacimiento hasta el día 30 de vida. Este primer mes es una fase de transición del ambiente líquido del útero al seco del mundo externo. Numerosas particularidades anatómicas y funcionales de la piel saludable del recién nacido son consideradas normales durante este período de vida. Por lo tanto, es necesario reconocer las manifestaciones que de forma temporal se observan en esta etapa, diferenciándolas de aquellas indicadoras de riesgo, para poder prevenirlas.

En este sexto fascículo, la Doctora Carolina G. Palácios López, profesora del Departamento de Dermatologia Pediátrica del Instituto Nacional de Pediatría de México, presenta las modificaciones fisiológicas y patológicas más comunes de la piel en la infancia.

Lesiones Temporales de la piel del recién nacido

En este sexto fascículo, la Doctora Carolina G. Palácios López, profesora del Departamento de Dermatologia Pediátrica del Instituto Nacional de Pediatría de México, presenta las modificaciones fisiológicas y patológicas más comunes de la piel en la infancia.

Las lesiones temporales de la piel del recién nacido constituyen un grupo de alteraciones que evolucionan en un período menor de dos años (generalmente en un mes). La incidencia de cada una de ellas depende de las características de la piel del neonato y de las particularidades raciales y ambientales. Algunas de las lesiones temporales conllevan alteraciones de la barrera cutánea, siendo estas las que más interesan en este trabajo

Vérnix caseosa (sustituto de la barrera cutánea)

El Vérnix caseosa es una sustancia grasa blanca, formada principalmente por células muertas y secreciones sebáceas, que lubrica la piel, es antibacteriana y facilita el paso a través del canal del parto.

Descamación fisiológica

Está presente desde la primera hasta la tercera semana de vida. Cuando se presenta desde el nacimiento puede indicar posmadurez, anoxia intrauterina o ictiosis.

Lanugo

Es una especie de pelo fino, sin médula y abundante, que recubre la piel del recién nacido. Desaparece en las primeras semanas de vida.

Ampollas por succión

Se observan en la parte posterior de las manos, muñecas, pulgares, labios o zona radial de antebrazos. Se deben a succión oral intrauterina

Hiperplasia sebácea

Son pápulas pequeñas y numerosas, de aproximadamente 1 mm de diámetro. Tienen el mismo color de la piel, y se presentan en el dorso nasal, las mejillas y/o labio superior. Son producidas por estímulo hormonal materno.

Quistes de milia

Son pápulas de color amarillento o blanco perlado´, de 1 a 2 mm de diámetro, generalmente múltiples y agrupadas.

Eritema tóxico neonatal

De origen desconocido, más frecuente en el recién nacido a término (50%). Se presenta entre el 1º y el 4º día de vida, principalmente en el tronco superior, en forma de máculas eritematosas, acompañadas frecuentemente (70% de los casos) de pequeñas pápulas color de rosa pálido o amarillentas, y/o vesicopústulas rodeadas por halo eritematoso (30%). Duran de 2 a 3 días..

Melanosis pustulosa neonatal temporal

Causa desconocida, se presenta desde el nacimiento, en el rostro y el tronco con pústulas pequeñas, flácidas y superficiales, que se rompen fácilmente y forman costras y collarete de escamas, dejan máculas residuales hiperpigmentadas marrones.

Miliaria

Consiste en microvesículas superficiales, ocasionadas por la obstrucción de los conductos sudoríparos debida a inmadurez de las glándulas sudoríparas del neonato. Se presenta a partir de la segunda semana de vida. Es más común en la época de calor o después de fototerapia. Al mejorar, dejan descamación residual. Existen 3 tipos: cristalina, rubra y profunda. Algunas veces, se acompaña de pústulas (miliaria pustulosa).

Enfermedades cutáneas infecciosas en el recién nacido

Impétigo

Es una infección superficial de la piel, benigna y contagiosa, más frecuente en niños, debida principalmente al Staphylococcus aureus o S. pyogenes. Existen 2 tipos: el impétigo vulgar y el impétigo ampolloso.
El tipo ampolloso es más común en lactantes, con ampollas flácidas y superficiales, que se rompen fácilmente, dejando áreas denudadas y collarete escamoso.

Impétigo Neonatal

Ocurre en las primeras dos semanas de vida y generalmente es asintomático. Las lesiones son pústulas y ampollas flácidas que aparecen principalmente alrededor del ombligo, área del pañal y pliegues del cuello y axila. Los estafilococos del grupo fagos II 3a, 3b, 55 y 71 son los más asociados a este cuadro. Requiere de tratamiento local y sistémico.

Síndrome de Ritter o Síndrome de la Piel Escaldada Estafilocócica

Es causado por las toxinas epidermolíticas del Staphylococcus aureus, El foco de infección se localiza a distancia (conjuntivitis, onfalitis y otros), y de allí se libera la exotoxina, que actúa sobre la piel. Afecta a niños menores de 5 años. Comienza con exantema difuso, descamación de grandes áreas de la piel y eritema. Se acompaña de trastornos en el equilibrio hidroeletrolítico y en la termorregulación, por lo que requiere tratamiento en cuidados intensivos

Onfalitis neonatal

Presente en el 2 al 3% de los neonatos a partir del 2° o 3° día de vida. Hay eritema, drenaje seroso o purulento en el cordón umbilical o tejidos periumbilicales. Los agentes etiológicos más comunes son: S. aureus, E. coli, Klebsiella spp., Pseudomonas aeruginosa y S. pyogenes.

Rubéola congénita

El virus de la rubéola es un ARN encapsulado de la familia Togaviridae. El período de mayor contagio ocurre en los días previos a la manifestación del exantema, ocurriendo microcefalia en un 39% hasta 7 días después de aparecido.

El síndrome de Rubeola congénita se presenta en un 85% de los neonatos cuyas madres tuvieron la infección en las primeras 4 semanas de gestación. Se caracteriza por retardo en el crecimiento intrauterino (43%), anormalidades viscerales (50-75%), microcefalia (39%), manifestaciones cutáneas diseminadas principalmente purpúricas (20-50%) y microftalmia (20%). Las manifestaciones dermatológicas son purpúricas debido a la eritropoyesis extramedular, diseminadas en el rostro, tronco y extremidades. Las lesiones dermatológicas no neonatales son la urticaria recurrente y el cutis marmorata.

Varicela congénita y neonatal

La varicela congénita es rara, pero puede dejar cicatrices y acompañarse de manifestaciones embriopáticas. Se debe a la infección materna en los dos primeros trimestres del embarazo
La varicela perinatal se adquiere cuando la infección materna se produce en el último trimestre del embarazo. Aparece en los primeros 10 días de vida. Se considera de adquisición transplacentaria. Las vesículas se pueden desarrollar en cualquier parte del cuerpo, incluyendo pulmón, hígado y sistema nervioso central.

Escabiosis neonatal

Es la infestación parasitaria por Sarcoptes Scabiei var hominis. El contagio se hace por el contacto directo, con período de incubación de 2 a 6 semanas. Se caracteriza por la presencia de pápulas y vesículas eritematosas, pruriginosas, que predominan en el cuero cabelludo, palmas, plantas y pliegues.

Candidiasis congénita

En el recién nacido se pueden presentar dos modalidades de la enfermedad por Candida sp. La candidiasis congénita, adquirida dentro del útero, y la candidiasis neonatal, que se adquiere de forma transvaginal durante el parto o posteriormente. La candidiasis congénita ocurre al nacimiento o en los primeros 6 días de vida extrauterina. Es muy rara, caracterizada por presencia de máculas, pápulas y/o pústulas generalizadas. Las zonas más afectadas son tronco, rostro, cuello y extremidades. Las lesiones de las uñas son raras y cuando se encuentran se presentan como paroniquia y onicodistrofia. En niños a término, no se presentan manifestaciones sistémicas y las lesiones son autolimitadas. En niños pre término, en cambio, si se desarrolla la forma sistémica, puede ser grave.

 

La candidiasis cutánea neonatal es causada por la deglución de secreciones contaminadas, adquiridas durante el paso del feto a través del canal del parto. La infección del tracto gastrointestinal por lo general se manifiesta por estomatitis (afta o afta oral), glositis y dermatitis perianal. En la piel compromete pliegues y los ángulos de la boca (queilitis), manifestación común en niños con deficiencias neurológicas.

Genodermatosis con presentación al nacimiento y daño a la barrera cutánea

Bebé Colodión

El bebé nace con envoltura membranosa, dura, temporal, de aspecto brillante. Cubre toda la superficie corporal, con descamación posterior, asociada a formas graves de ictiosis laminar o eritrodermia ictiosiforme. En raras ocasiones, la piel se normaliza.

El colodión es una membrana inflexible, compuesta de estrato córneo, que interfiere con la succión, respiración y termorregulación. Se observa también ectropio y eclabio. Se registra un caso de bebé colodión por cada 400.000 nacimientos.

Ictiosis

El término Ictiosis viene del griego: ichthy que significa pescado y osis, condición. Son varias las formas de ictiosis y el diagnóstico preciso no siempre es fácil. Hoy en día son utilizadas técnicas de microscopía electrónica y análisis genético para el diagnóstico definitivo.

Dermatosis más comunes del lactante y del escolar

Dermatitis seborreica

Es un problema frecuente en las primeras semanas de vida. Consiste en una erupción eritematosa cubierta por escamas grasosas de color amarillo-grisáceo. En su etiología se han señalado a las hormonas maternas, a la colonización por Malassezia spp. y a factores nutricionales, como la deficiencia de biotina. Afecta el cuero cabelludo (costra láctea), rostro, cejas, regiones retro auriculares, pre esternal, nariz y pliegues axilares e inguinales. En el área del pañal por lo general comienza como intertrigo; posteriormente, el proceso avanza más allá de los pliegues inguinales. No hay prurito. Las lesiones tienden a macerarse y a presentar infección bacteriana o candidiásica. No existe evidencia de que los niños con dermatitis seborreica tengan mayor probabilidad de tener la enfermedad en la edad adulta.

Dermatitis atópica

La Dermatitis Atópica (DA) es una enfermedad inflamatoria, crónica, recurrente, que afecta del 15 al 20% de los individuos en edad pediátrica. Es la dermatosis más común en la infancia y se inicia en un 50% durante el primer año de vida.
Se manifiesta por piel seca, lesiones de eczema y prurito en regiones típicas que varían de acuerdo con la edad: en los lactantes, se inicia en mejillas (respeta la zona centro facial), en la superficie de extensión de los miembros y en el área del pañal. En preescolares y escolares, se observa en dobleces antecubitales y pliegues poplíteos, manifestándose con xerosis, placas eritematosas escamosas y picazón intensa.
Su etiología es multifactorial. La alteración de la barrera cutánea ha sido motivo de investigación en los últimos años. La historia personal o familiar de atopia se observa

 

Factores precipitantes

- Irritantes de contacto
- Infecciones
- Clima
- Alimentos
- Sudoración
- Estrés y factores psicológicos
- Aeroalergenos

en un 70% de los casos. Su etiopatogenia depende de la interacción entre factores genéticos, inmunológicos y exógenos. Los factores ambientales desencadenantes requieren un control muy individualizado.

 

Bibliografía
1. Pueyo-de- Casabé,S.T.y Luis-de-Vautier M. Lesiones transitorias benignas.Manifestaciones frecuentes en Pueyo-De-Casabe S.T. Dermatología Neonatal 2005, Ed Arteres Gráfi cas Buschi, Buenos Aires Capítulo 11:171- 198.
2. Taîeb A.& Boralevi F. Common Transient Neonatal Dermatoses in Harper J., Orange A. and Prose N. Texbook of Pediatric Dermatology. 2006, Blackwell publishing USA, Australia, UK, Volume1 Chapter 1.4, page:56-65.
3. Hoeger P.H. Cutaneous Manifestations of Congenital Infections in Harper J., Orange A. and Prose N. Texbook of Pediatric Dermatology. 2006, Blackwell publishing USA, Australia, UK, Volume:1Chapter 1.6, page:73-
4. Hartwing N.G., Oranje A.P., Gysel D.& Prag M.C.G. Acquires Neonatal Infections in Harper J., Orange A. and Prose N. Texbook of Pediatric Dermatology. 2006, Blackwell publishing USA, Australia, UK, Volume:1Chapter 1.7, page:79-83
5. Judge M.R. Collodion Baby and Harlequin Ichthyosis in Harper J., Orange A. and Prose N. Texbook of Pediatric Dermatology. 2006, Blackwell publishing USA, Australia, UK, Volume:1Chapter 1.10, page: 118- 121
6. Flohr C. & Williams H.C. Epidemiology of Atopic Dermatitis in Harper J., Orange A. and Prose N. Texbook of Pediatric Dermatology. 2006, Blackwell publishing USA, Australia, UK, Volume:1Chapter 3.1, page: 181-191.
7. Alvarez C.E. & Spraker M.K. Differential Diagnosis of Neonatal Erythroderma Infections in Harper J., Orange A. and Prose N. Texbook of Pediatric Dermatology. 2006, Blackwell publishing USA, Australia, UK, Volume:1Chapter 1.9, page:105-116 Ictiosis, D seborreica, DA, psoriasis


 

 

 

 

 

 



 
SOCIEDAD COLOMBIANA DE PEDIATRÍA
Carrera 19A # 84 - 14 Of. 304
Bogotá - Colombia
info@scp.com.co
TEL: ( 571)530-0757/ 59/ 60 FAX: (571)691-6110
Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.
Reproduction in whole or in part, or translation without written permission is prohibited. All rights reserved
COPYRIGHT © 2011